El rincón de SEGAL

Analizar, informar y observar todo lo que nos ocurre desde la Seguridad Alimentaria. Curiosidades, críticas, ciencia y legislación.

Curso. Protocolos en inocuidad alimentaria: IFS, BRC, ISO 22000.

Hoy no os traigo un post de contaros alguna historia, anécdota u opinión sobre un tema, siempre, relacionado con higiene y seguridad alimentaria.

Hoy os traigo un anuncio comercial.

sabéis que pocas veces promociono lo que hacemos en SEGAL, o al menos no directamente. Sé que este es un buen escaparate al mundo, las empresas, profesionales y particulares, pero, y lo he dicho en múltiples ocasiones, el fin de este blog no es vender, el fin es enseñar, divulgar y comunicar, y lógicamente, divulgamos parte del trabajo que hacemos, porque es necesario, a veces para entender o ejemplarizar cuestiones.

A lo que iba, hoy os traigo una convocatoria a un curso. Un curso que impartimos desde SEGAL.

Protocolos IFS, BRC, ISO 22000.

IFS, BRC, ISO 22000

IFS, BRC, ISO 22000

Es la 2ª edición. La primera la impartimos en mayo de este año en Zaragoza. Y tras algunas peticiones, nos vamos a Barcelona.

Se trata de una formación presencial, con apoyo, posterior al curso, en modalidad a distancia. Durante 4 días (2 tardes de viernes y 2 mañanas de sábado) abordamos de manera eminentemente práctica tres de los principales estándares en inocuidad alimentaria, su implantación y auditoría posterior, diferencias entre ellos y particularidades de cada uno.

¿ A quién va dirigido?

Profesionales de la industria alimentaria, responsables de calidad y cualquier persona interesada en el conocimiento de estos protocolos y con interés en potenciar la marca y ventas de su empresa, especialmente hacia cadenas de distribución y ara a la exportación.

  • Fecha: 21, 22, 28 y 29 de noviembre de 2014.
  • Ciudad: Barcelona.
  • Lugar de impartición: Hotel EUROSTARS ANGLÍ. C/ D´Angli 60. 08017.
  • Duración: 16 h. presenciales + 32 h. a distancia.
  • Horario:
    •  Viernes 21 –> 16:30-20:30
    • Sábado 22 –> 9:30-13:30
    • Viernes 28 –> 16:30-20:30
    • Sábado 29 –> 9:30-13:30
  • Precio: 380€
    • Hasta 7/11/14 –> 15% Dto.
    • Incluye:
      • Asistencia las 4 sesiones.
      • Material documentación del curso.
      • Coffe reaks.
      • Certificado de superación.
      • Tutorización de la parte a distancia.

Esta formación es Bonificable a través de la Fundación Tripartita, es decir, puedes conseguirlo a coste cero.

Por último y como detalle interesante, esta formación está acreditada con 2.1 créditos por la Comisión de Formación Continuada de las profesiones sanitarias.

Más información e inscripciones.

 

No te quedes sin tu plaza. Y por supuesto si crees que a alguien puede interesarle, compártelo.

 

Oro parece…

Parece que se trata de una adivinanza, pero nada más lejos.

Como os he contado en varias ocasiones, y es de esperar de una consultora en higiene y seguridad alimentaria, todas las empresas con las que trabajamos, son del sector agroalimentario, diferentes gremios, diferentes eslabones de la cadena, pero todas producen, fabrican, distribuyen o almacenan productos alimentarios.

Pero, y aquí llega lo peculiar, esa expresión de: “todas las empresas con las que trabajamos, son del sector agroalimentario”, comienza a no ser real 100%, o al menos discutible, ya que comenzamos a trabajar con empresas que llevan desempañando una función desde hace muchos años, o fabricando unos productos concretos, que a priori no son productos alimentarios, y de repente, sin cambiar estas cuestiones, se dan cuenta que son empresas alimentarias, aunque sea de refilón, pero lo son.

Para que entendáis de lo que estoy hablando, os pongo algunos ejemplos:

  • Una empresa de la industria de la madera, siempre ha hecho tablas, o palets, o cajas, hasta que un cliente suyo le solicita un nuevo uso a sus tablas de madera, tal como la maduración de un queso. Si lo pensamos de manera lógica, al estar en contacto directo queso y madera, ésta debe ser de tales características que no pueda contaminar de ningún modo al primero. Se convierte en un proveedor alimentario más.
Madera uso alimentario.

Madera cuyo uso será estar en contacto con alimentos.

  • Una planta química, 4 turnos, casi todos los trabajadores son ingenieros industriales, eléctricos o incluso nucleares. Con esta descripción podríamos pensar que poco tenemos que hacer ahí. Su producto, entre otros, plástico. El cual dándole la forma adecuada es un envase alimentario. Igualmente es fácil deducir que pasa a ser una empresa alimentaria, con las consabidas exigencias legales y de certificación, por parte de sus clientes.

Fabricantes de envases de uso alimentario.

  • Un distribuidor de gas, así a simple vista, poco de alimentario tiene, hasta que le da un uso en bebidas carbónicas, gaseosa o cerveza.

Productores de gas para uso alimentario en bebidas.

En definitiva, todo componente, ingrediente o elemento que esté en contacto con alimentos durante la cadena alimentaria, ya sea de manera temporal o para formar parte del producto final, es fabricado o generado en una empresa considerada alimentaria.

Este cambio de perspectiva, y en definitiva de mentalidad, no siempre es fácil para las empresas.

El vocabulario, la legislación, los nuevos estándares de inocuidad alimentaria, de repente pasan a formar parte de su día a día, casi sin avisar. Es por ello que la formación y comunicación a todo personal es absolutamente esencial para que la empresa no se pierda en este nuevo escenario.

¿Se os ocurren más ejemplos de empresas que no parecen alimentarias, pero que lo son? Como siempre comentarios y sugerencias son bienvenidos!

 

Comida sobre ruedas.

No he tenido la ocasión de viajar a Nueva York, pero cuando me imagino en “la ciudad que nunca duerme”, una de las cosas en las que pienso es: ¿dónde comería?

Fácil, en la calle. A no ser que, puestos a imaginar, tenga mi bolsillo lleno de dólares americanos, y me pueda permitir desayunar, comer y cenar en un restaurante chic, de los de la Gran Manzana. Pero a mí me gusta lo auténtico, y me imagino también, mezclada entre neoyorkinos enfundados en sus trajes de “business“, con veinte minutos escasos para comer. O junto a un grupo de amigos, que quedan para contarse qué tal ha ido el día, mientras comen algo, porque a ninguno se le da especialmente bien cocinar.

El punto de encuentro sería esos camiones donde se cocina y vende la comida. Rápida o no. No me refiero al puestecillo de perritos calientes, con bidones de mahonesa, kétchup y mostaza, sino a esos camiones en los que puedes degustar unos tacos picantes, ensalada, hamburguesas, pero de las contundentes, y otro tipo de comidas más o menos exóticas, pero que tienen éxito.

Comida en camiones

Camión de venta de comida en NY

Y quizá alguno/a, con vena emprendedora esté pensando: ¿y si lo monto aquí, en España?.

Lo primero de todo aclararte que, como todo negocio, estudia dónde lo ubicas y cómo lo gestionarás. Haz cuentas, estudia el mercado, la competencia y luego ya decides.

Por otro lado, aquí en España la legislación no aclara explícitamente que esté permitido, o más bien, no existe una legislación que regule de manera detallada este tipo de actividad laboral. Si bien, sí lo hace con la llamada venta ambulante de comida y bebidas, pero más bien la enmarcada dentro de ferias, fiestas y en definitiva períodos concretos. Por tanto, no es tan fácil introducir un camión de venta de comida, que hoy estaciona aquí y mañana allí.

Buscando algún resquicio legal, debemos acudir a legislación autonómica, es decir, será cada Comunidad Autónoma, la que en algún Decreto regule con más o menos acierto esta situación. Por ejemplo, si nos vamos a Aragón, el Decreto 131/2006, sobre condiciones sanitarias de establecimientos de comidas preparadas, clasifican una de las actividades como “establecimientos no permanentes”, en este grupo enmarca los campamentos y actividades al aire libre tipo ferias y similares, pero no habla de manera explicita sobre camiones donde se elaboren comida. Tampoco lo prohíbe del todo.

Sea como fuere, los camiones en cuestión deberían cumplir los mínimos de diseño higiénico, salida de humos con campana y filtros, materiales de fácil limpieza, etc.

Así que indagando un poco más sobre el tema, preguntándome porqué esta moda no se ha instalado aquí, cuando copiar es fácil, me he encontrado con que la barrera no es tanto por cuestiones sanitarias, (si no veamos el ejemplo de la caseta de churros), sino por cuestión comercial y urbanística, es decir, de estacionamiento de vehículos. Básicamente, y de forma muy llana, no me puedo parar o estacionar en medio de la calle, abrir mi camión /  furgoneta, y empezar a vender tacos, lógicamente el restaurante de enfrente cuyos costes de mantenimiento de local, con los impuestos consabidos, protestaría por competencia desleal, al menos.

Os dejo esta cuestión para reflexionar, que si la compartís mejor, ¿tendría éxito la comida sobre ruedas en nuestro país? ¿veríais acertada esta nueva comercialización de comidas preparadas? ¿ consideráis este modelo de negocio competencia desleal?

Como siempre comentarios y sugerencias son bienvenidos, y si crees que a alguien le puede resultar interesante, compártelo!

Conocemos a nuestros clientes. L´artica de Alquézar.

Una de las novedades que os traigo esta temporada, es una nueva sección: “Conocemos a nuestros clientes”.

De un vistazo, os contaré, de vez en cuando, con qué clientes trabajamos, qué hemos hecho para ellos, en qué sectores trabajan, en definitiva que sigáis conociendo un poco más el trabajo de SEGAL.

Para inaugurar esta sección, os presento L´artica de Alquezar. Se trata de un obrador de panadería pastelería, unido a cafetería, y que completan su oferta con comidas preparadas, tipo ensaladas, tostadas, pizzas cuya masa lógicamente es de elaboración propia. El lugar de localización, como os podéis imaginar, es Alquezar, un pueblecito de Huesca digno de visita varias veces en la vida, que ofrece variedad de actividades ya sean más activas como senderismo, arriesgada como la escalada, o relajadas como puede ser un café, buena lectura y unas vistas envidiables.

Nuestra relación con L´artica comenzó en un seminario que impartí en el IAF (Instituto Aragonés de Fomento), para emprendedores de la industria agroalimentaria. El proyecto estaba en la fase de obras, con apoyo de múltiples organismos de la zona, y con muchos quebraderos de cabeza.

Finalmente comenzamos a trabajar con ellos hacia marzo de este año, en varias vías:

  • Trámite del RGSEAA (Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos).
  • Diseño e implantación del APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico) y Prerrequisitos.
  • Formación en materia de higiene y manipulación de alimentos.
  • Asesoramiento legal en el diseño de las instalaciones, desde el punto de vista de higiene alimentaria.

Podríamos añadir, apoyo moral y psicológico, porque personalmente este proyecto me ha gustado siempre mucho, y acompañarles desde el inicio crea una motivación especial. Es muy gratificante ver como un proyecto empresarial sale adelante, y aportar un granito de arena.

En unos dos o tres meses habíamos trabajado todo lo que os comentamos. Con esfuerzo y dedicación por ambas partes, visitas y formación personalizada a su personal y sus características.

Si quieres que también trabajemos contigo en estos u otros aspectos, contacta con nosotros sin compromiso. info@segalasesoria.com

Os dejo algunas imágenes de L´artica de Alquezar.

Sector panadería y repostería. Tramitamos RGSEAA.

Sector panadería y repostería.Tramitamos RGSEAA.

Cafetería. Implantamos APPCC.

Cafetería. Implantamos APPCC.

Zona de degustación.  Asesoramiento en diseño higiénico del obrador.

Zona de degustación. Asesoramiento en diseño higiénico del obrador.

Zona de degustación.

Zona de degustación.

Vistas desde L´artica de Alquezar.

Vistas desde L´artica de Alquezar.

Seguro que estaréis diciendo: “hombre, ya era hora!”

Sí, la evidencia es rotunda, no he escrito ningún post en dos meses… así que desde ya os pido disculpas. La actividad de trabajo durante el mes de julio y parte de agosto, ha sido abrumadora, pero ya no hay excusa! 1 de septiembre y aquí estoy de nuevo para contaros novedades.

Hoy os traigo una herramienta de información que espero os resulte útil e interesante a la par.

Os cuento,

Durante estos meses hemos realizado varios trámites del RGSEAA (Registro General de Empresas Alimentarias y Alimentos), para los que no estés familiarizados con estas siglas, se trata de un registro en el que se clasifican todas las empresas alimentarias del país; la categorización se realiza por la actividad o producto que fabrique, almacene o distribuya. Podríamos decir que es como el DNI de las empresas alimentarias.

¿Dónde se tramita?

En el servicio de Sanidad y Consumo de cada Comunidad Autónoma. Pero la validez del RGSEAA es a nivel estatal, es decir que con tramitarlo en una comunidad es suficiente para comercializar y/o fabricar dicho producto en el resto de España.

¿Qué se necesita para tramitarlo?

La documentación que solicitan es:

  • La fotocopia del CIF/NIF de la empresa.
  • Una declaración de que la persona que lo solicita, forma parte de la empresa.
  • Memoria descriptiva de la actividad (explicar qué se hace y cómo).
  • Sistema de Autocontrol (APPCC).
  • Plano, con medidas, de las instalaciones.

¿Dónde se publica?

El RGSEAA es un dato público, es decir, cualquiera puede buscar si una empresa está autorizada para realizar la actividad que alega o no. Os aseguro que me he llevado más de una sorpresa, tipo: obradores con solera, conocidos desde que tengo uso de razón, que de repente han tramitado dicha autorización recientemente. O proveedores de clientes, que trabajando en su homologación se detecta que no está inscrito en el RGSEAA.

A lo que nos interesa, podemos consultar las empresas inscritas en el RGSEAA en el siguiente enlace que nos deja AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición).

RGSEAA

Buscador del RGSEAA

Veréis que se trata de un buscador en una base de datos, únicamente debéis ir completando o seleccionando los campos que os interesan y obtendréis un listado de resultados.

¿Cuesta algo realizar este trámite?

Es un trámite gratuito en la Administración.

¿Para qué es útil esta herramienta de información?

Tiene varias utilidades. Por un lado, quien esté esperando la resolución del trámite, aquí verá cuando está finalizado. Quien esté homologando a sus proveedores o sencillamente está haciendo una selección y no se guía únicamente por el precio, puede buscar si dichos futuros proveedores aparecen en el listado.

Aviso, estar incluido en el listado y contar, por tanto, con un número de RGSEAA  no significa que esa empresa trabaje adecuadamente, o higiénicamente segura. Es decir, para realizar el trámite de manera inicial se solicita, como os he comentado, el APPCC, y esa empresa es y será inspeccionada. Ahora bien, se trata únicamente de un número, es decir, el símil con el DNI es fácil, todos los ciudadanos españoles contamos con un Documento Nacional de Identidad, si bien, no todos cumplen la legalidad.

Con esto quiero llamaros la atención, sobre todo a los técnicos o responsables de calidad de las empresas alimentarias. Cuando realizáis la homologación de proveedores, con solicitar el RGSEAA no es suficiente, hace falta algo más, una visita, una auditoría, un histórico de actas de inspección, etc.

¿Os resulta útil esta información? Ya sabéis que sugerencias, dudas y comentarios siempre son bienvenidos!

La televisión para educar o entretener.

Se nota que se acerca el cierre de ciclo, y que muchas empresas finalizan sus objetivos formativos. (Parece que se ponen de acuerdo, todos a la vez y todo para ayer).

Esta situación hace que estemos inmersos en muchas y diferentes formaciones de varios niveles en la empresas.

En todo curso se generan debates, los cuales son muy enriquecedores, pero últimamente me he encontrado con varios comentarios, de esos típicos, tipo: “para qué vamos a hacer esto, si nunca ha pasado nada”, o “qué mas da que yo sea limpio o no, si total luego se hornea todo, y eso lo mata todo”.

Nuestra función y objetivo en estos casos, es formar, informar y concienciar a los trabajadores, en materia de higiene y seguridad alimentaria. Y hasta ahí lo conseguimos, antes o después, pero lo conseguimos. Pero nos encontramos con un gran muro que es la televisión.

El efecto de la televisión en la manipulación de alimentos.

 

Parece que todo lo que aparece en este medio de comunicación, tiene tal fuerza que hace que todo sea real y correcto. Y es que comienza a exasperarme ver situaciones como cocineros que no llevan el pelo cubierto, emplean trapos de tela para limpiar todo, y para todo, la ausencia de lavado de manos, así como la falta de desinfección de verduras y frutas de consumo en crudo.

Estas acciones, que parecen de libro, son de sentido común, y forman parte de las reglas de oro de la BPM (Buenas Prácticas de Manipulación). Pues bien, al listado de frases típicas podemos añadir: ” los de la tele no hacen esto, porqué lo voy a hacer yo”, o “yo nunca he visto que hagan esto en la tele, porque tú lo digas no lo voy a hacer”.

Podéis adivinar y suponer que nuestra labor se complica un poco más si cabe. Y esto hace plantearme que la televisión, en este sentido, hace un daño que sólo se aprecia a niveles bajos de las industrias alimentarias, afecta a lo bien o mal que trabajen los manipuladores de alimentos, higiénicamente hablando, pero al final, nos afecta a todos los consumidores. Por tanto a mi parecer ya sólo con eso, debería adquirir una mayor importancia de la que se le da, y dejarnos de tanto concurso culinario sin importar las medidas higiénicas, de certámenes y ferias vendiendo los productos españoles sin importar cómo se manipulan en dichos eventos.

Medidas sencillas, que mantienen la higiene alimentaria.

Cuidado, no quiero decir que se eliminen este tipo de programas o eventos, no, pero que si se realizan, por favor, siempre educando al espectador y al manipulador de alimentos, sin errores ni dejadeces, que la televisión no sólo entretiene.

¿Y tú que crees? la televisión  en manipulación de alimentos, ¿educa o entretiene?

Ya sabéis, los comentarios son bienvenidos, y si te ha parecido interesantes o crees que para alguien puede serlo, compártelo.

Rellenable o irrellenable. ¿Realmente se cumple?

El título de este post casi tiene un carácter “Shakespeariano”. (Rellenable o no rellenable, esa es la cuestión).

Y es que esta semana quiero compartir con vosotros una inquietud, que no es que me quite el sueño, ni mucho menos, pero sí le he dado alguna que otra vuelta y no sé exactamente por dónde saldrá la historia.

Os pongo en antecedentes. Desde primeros de este año 2014, y ya de obligada aplicación desde marzo, los restaurantes y comedores colectivos deben servir el aceite de oliva en aceiteras que impidan su alteración, o bien se permite usar monodosis de aceite de oliva. Os conté ya hace muchos meses en qué consiste esta normativa en este post.

Como toda legislación, ya sea del ámbito de la seguridad alimentaria o no, el tiempo responde a las dudas de su verdadera aplicación y acierto de la norma en sí. Y esto es lo que me planteé el otro día cuando, realizando una visita de rutina en un cliente de restauración colectiva, vi una caja que era desconocida para mí.

En el exterior figuraba: “Aceite de oliva” la marca, código EAN, y más información de la empresa productora y comercializadora. Todo ello unido a una frase: “tapón irrellenable”. Me ´llamó más aún la atención porque este cliente en concreto, allá por enero de 2014 decidió usar monodosis de aceite y vinagre. Tomé una de las botellas y pedí permiso para abrirla, me encontré con una aplicación de plástico que a simple vista parece que es inalterable, pero en seguida te percatas que no, que dicha aplicación, botón o tapón dosificador, se podía quitar y recolocar fácilmente. Y así se lo demostré a mi cliente.

Aplicación de plástico en botella de aceite.

Al preguntarle por el cambio, comenzó a contarme los quebraderos de cabeza tanto suyos como de los consumidores en el “momento ensalada”. Con el uso de monodosis les sobra vinagre y les falta aceite, ponen perdida la mesa, y a ellos mismos. Y terminan solicitando una aceitera de las de antes. Todo ello conlleva una cantidad de residuo plástico altísimo, con el consabido gasto.

Conclusión: no convence.

Pero claro, volvemos a las botellas que dicen cumplir la legislación vigente, vendidas para el canal Horeca en establecimientos como Makro, del modo que os he descrito antes, y que desde luego yo misma podría haber adulterado perfectamente.

En mi búsqueda de unos recipientes adecuados, me he encontrado que como yo, ya hay varios textos criticando esta falsa “irrellenabilidad” de botellas, y es que apenas hay soluciones reales en el mercado, o al menos no tienen pinta que para el hostelero sean rentables. Algunas opciones barajan la opción de “hecha la ley, hecha la trampa”, encontrando un resquicio legal, y es que la normativa habla de aceite de oliva, no de aliño, ni de aceites preparados, es decir, con añadir alguna hoja de laurel, o bolas de pimienta, deja de ser una aceite de oliva, pasando a ser un aliño, lo cual no aplica en la normativa, y por tanto permitiría el uso de aceiteras habituales. Esta opción es muy ajustada, con necesidad de ser leída la normativa con cuidado, y dejo claro que NO os estoy animando a saltaros la legislación.

Aceiteras irrellenables.

Pero lo que más me llama la atención es que no se reciben apenas inspecciones, sanciones o llamadas de atención sobre ello, siendo que el uso de estas botellas está extendido.

Creo que este es un claro ejemplo en el que el tiempo nos ha respondido sobre la viabilidad de la normativa de protección del líquido dorado. Más bien escasa.

Como siempre comentarios y dudas son bienvenidos, y si te ha parecido interesante o crees que puede serlo para alguien, compártelo.

 

 

 

Inspección vs. Auditoría.

Pregunta de examen. Como digo en muchos de los cursos.

¿Sabríamos explicar la diferencia entre inspección, auditoría y auditoría permanente?

Estoy segura que muchos de vosotros sí, o al menos os acercaríais un poquito. En cambio otros… mejor lo aclaramos y resolvemos dudas.

La labor de inspección, la realiza, como su nombre indica, los inspectores. En el caso que nos ocupa en este blog, y en mi profesión, funcionarios del Servicio Oficial de Inspección de industrias alimentarias, o comercio minorista, o establecimientos de comidas preparadas. Se trata de una acción puntual, en la que se observa qué deficiencias existen respecto a la normativa legal. Insisto, es una acción puntual, y realizado por la Administración competente.

Por otro lado, la auditoría, se trata de un proceso sistemático, independiente y documentado para obtener evidencias y evaluarlas de manera objetiva, con el fin de determinar la extensión en que se cumplen los criterios de auditoría. Es decir, y con palabras más llanas, se trata de observar que el modo de trabajar ha sido, es y será correcto conforme a unos requisitos previamente establecidos, bien legales, o bien de un estándar de calidad o inocuidad de alimentos.

Inspección o auditoría.

Y por último, una auditoría permanente, es aquella en la que la “vigilancia” es constante, es decir, se comprueba de forma continuada que se ha trabajado y se trabaja conforme a lo establecido. Alguno de los modos de conseguir esa permanencia, es mediante la video-vigilancia, la medición en continuo de pH, temperaturas, etc.

Otra de las diferencias, es la voluntariedad de dichas acciones. Generalmente hablamos de inspección cuando son oficiales y realizadas por funcionarios del cuerpo inspector sanitario. En cambio las auditorías suelen estar relacionadas con esquemas de certificación, y por tanto voluntarias, aunque una vez entras en el “juego” de la certificación, las auditorías son obligatorias.

Auditorías en la industria alimentaria.

En la actualidad, las inspecciones se van convirtiendo en auditorías, ya que la gran utilidad de las mismas, es la comprobación de que ese sistema de trabajo, si perdura en el tiempo, sigue siendo bueno. Y es aquí donde os dejo una reflexión.

Si a los que somos auditores, las diferentes normas nos exigen estar cualificados en determinadas aptitudes (conocimientos y habilidades) para realizar este trabajo, tipo ser ético, objetivo, observador, diplomático, versátil, decidido, sin olvidar la características de formación y experiencia, que se dan por supuestas pasada la evaluación de las mismas. Si las inspecciones se van convirtiendo en auditorías, me pregunto si quienes las realizan deben modificar algún aspecto de su labor, ya sea en formación o en la práctica.

Como siempre, comentarios y sugerencias son bienvenidas. Y si te ha parecido interesante o crees que para alguien puede serlo, compártelo.

 

Cuéntanos dónde y cuándo quieres formarte.

Satisfechos. Posiblemente ese sea el término para describir como nos sentimos hoy.

El pasado sábado 31 de mayo, dimos por finalizado el curso “Seguridad Alimentaria. Protocolos IFS, BRC e ISO 22000″. Tuvo una duración de 16 horas presenciales, impartidas en Zaragoza en cuatro jornadas.

Contamos con un grupo de alumn@s muy aplicado, de mente abierta, con muchas ganas de aprender y sobretodo de aplicar lo aprendido en sus empresas o futuras empresas.

1ª Edición Curso Seguridad Alimentaria. Protocolos IFS, BRC, ISO 22000.

1ª Edición Curso Seguridad Alimentaria. Protocolos IFS, BRC, ISO 22000.

Abordamos las tres normas más solicitadas en inocuidad de alimentos, desde un punto de vista muy práctico. Desde la aplicación del APPCC en las normas, pasando por la particularidades de cada una de ellas, y finalizando en el proceso de auditoría y el papel del auditor.

Además pudimos comenzar el curso con una grata noticia, ya que la Comisión de Formación Continuada de las Profesiones Sanitarias reconoció este curso con 2,1 créditos. Esto implica que tanto el temario impartido, el personal docente, la metodología y la importancia de la materia a impartir, cumplen con los requisitos de este organismo oficial. Estos créditos son útiles, principalmente a profesionales sanitarios que trabajan en las diferentes administraciones públicas, ya que la realización y superación de este tipo de cursos, con reconocimiento, les aportan “puntos” para posibles concursos públicos.

Actividad acreditada con 2,1 créditos por la Comisión de Formación Continuada de la Profesiones Sanitarias.

Hemos recibido solicitudes para realizar próximas ediciones de este curso en otras ciudades, como Madrid o Barcelona. En unas semanas fijaremos dichas fechas, pero queremos que tú nos ayudes a ello.

¿Cómo?

Sencillo. Si estás interesado/a en realizar el curso, escríbenos a formacion@segalasesoria.com y cuéntanos qué fechas te irían bien. Además si no vives ni en Madrid ni en Barcelona, igualmente proponnos el lugar de impartición, valoraremos tu solicitud, y si conseguimos un número mínimo de asistentes, allí que iremos!

Te dejo información sobre el curso aquí. Cuéntanos cuándo y dónde quieres formarte, y nosotros te ayudamos.

Como siempre, si te ha resultado útil, compártelo.

 

¿Te cuento un secreto?

No os ha pasado alguna vez, saber un secreto, pero precisamente por su naturaleza no poder divulgarlo. Y sentir que te pesa, y saber que si lo cuentas, es como soltar “la patata caliente”.

Pues yo sí he tenido esa sensación muchas veces. No es que hoy os vaya a contar un secreto, no soy de esas. Pero sí os voy a contar que a veces he sabido cosas, del mundo de la seguridad alimentaria, y por discreción, apuro o porque “hoy por ti, mañana por mí”, no lo he contado, y os aseguro que ganas no faltan.

Pero hoy he decidido, no contaros algún “secreto”, sino cómo podéis conocerlos vosotros mismos.

Os pongo en situación. Sabéis que en SEGAL trabajamos únicamente con empresas alimentarias (para eso somos consultores en higiene y seguridad alimentaria), pero de muy diferentes sectores. Ello hace que debamos atender a multitud de frentes según apliquen a cada uno de nuestros clientes. De igual modo, por nuestra posición y labor tenemos cierto acceso a información que ofrecen las distintas administraciones públicas, como pueden ser novedades legislativas, actividades, jornadas, borradores de normas o información de productos alimentarios que deben ser retirados.

Esto último es  a lo que me refiero. No quiero que lleguéis a la conclusión errónea. No me refiero a productos que están al alcance del consumidor, cuando eso ocurre, nos avisan convenientemente, se trata principalmente de productos que todavía están en distribución, o son intermedios. Si bien es cierto, que ciertas alertas se notifican con demasiado retraso y cabe la posibilidad que hayan llegado al consumidor por diferentes vías, por compra directa, o por consumo en restaurantes o catering.

Tipos de avisos del RASFF

Por ello, en varias ocasiones, nos hemos encontrado con que la administración competente notifica a la empresa alimentaria la necesidad de retirar un producto y/o lote concreto. Así se actúa si se dispone del producto afectado. Es en ese momento en el que te preguntas si como ciudadano avisarías al resto de la población del posible peligro, pero como veis como profesional, prima la discreción.

Así que buscando un modo para que vosotros mismos tengáis una herramienta de información, y confiando que sepáis utilizarla, os voy a dejar un enlace del RASFF, en sus siglas en inglés Rapid Alert System for Food and Feed (Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos).

RASFF. Sistema de Alerta Rápida.

Se trata de un Sistema de comunicación a nivel Comunitario, con el fin de informar sobre posibles alertas o retiradas de producto. Es bastante útil, en mi opinión, con facilidad para filtrar según producto, país, peligro, fecha o tipo de aviso. Está en inglés, pero os animo a que “perdáis” un poco de tiempo en la plataforma,  pero sobre todo no lleguéis a conclusiones erróneas, tened siempre presente que se trata de una herramienta de prevención y notificación, no como origen de alertas ciudadanas.

RASFF Portal.

Espero que os resulte útil, interesante o al menos curioso. Como siempre si así lo es, compártelo.

 

Post Navigation

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.