Más allá de la fe.

Ahora que parece que las aguas han vuelto a su cauce, o quizá no llegaron a salir. Las elecciones francesas han pasado, y parece que nuestros vecinos ven otros asuntos en los que preocuparse.

El pasado mes de marzo pasó muy de puntillas, si bien en redes sociales se debatió, una polémica en cuanto al consumo de alimentos transformados en base a unas doctrinas religiosas, en este caso los ritos “Halal” y “Kosher”.

Para situarnos, en Francia viven aproximadamente cinco millones de musulmanes, y medio millón de judíos. Ambas civilizaciones, regidas por una profunda creencia religiosa, reflejan su fe en los alimentos, a diferencia de los cristianos. Esto se traduce en que a la hora de sacrificar un animal, debe realizarse acorde a unas reglas, en una postura y dirección concretas, se deguella al animal, y se deja desangrar.

Existen supervisores mulsulmanes y judíos que garantizan que esto se haga de la manera solicitada. Debo apuntar que estas prácticas se realizan en el mismo lugar donde se sacrificacan el resto de animales, no destinados a estos colectivos, y por tanto el método empleado es otro, más rápido, barato y menos doloroso para el animal. Y es aquí donde aparece la polémica, en ambos sentidos.

Los musulmanes y judíos, por un lado, sospechan que les venden carne como “Halal” o “Kosher”, cuando no es así. Y el resto de ciudadanos creen comer carne transformada por dichos ritos cuando no lo desean.

Desde Europa, y Francia está en Europa, se evalúa y analiza las condiciones del bienstar animal, quedando muy cuestionado en estos ritos, si bien, el poder de las autoridades religiosas y del volumen de población es tan alto que parece imposible cuestionarse cambio alguno. Las autoridades francesas demandan a ambas religiones que adapten sus métodos a las nuevas tecnologías.

Quizá no seamos objetivos, pero está claro que alguien debe ceder, Europa con excepciones al bienestar animal, o quizá la religión cuyos fieles son cada vez más fervientes, o el resto de ciudadanos que realmente esta situación les ha venido sin pedirla previamente. ¿Se trata de una cuestión de bienestar animal, de fe, o una excusa más para cuestionar ambos aspectos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s