Con la fiambrera al cole.

Yo no sé vosotros, pero últimamente me canso y me desespero más de escuchar la palabra “crisis”, que de quién es la culpa, que si Bruselas decide por nosotros, que si… en fin, que como sabéis este lugar no lo empleo para opinar  sobre política, economía o temas similares, así que hoy no va a ser el día que comience a ello.

Si bien desde hace ya varios meses, se están sucediendo los llamados daños colaterales, que de esos sí me apetece opinar o al menos aportar alguna reflexión para quien la quiera.

Yo nunca formé parte del grupo mayoritario de niñ@s que sus padres les dejaban a comer en el colegio; por motivos económicos, familiares, por gustos o sencillamente porque sólo me comía la comida de mi madre, mis padres nunca tuvieron la necesidad de dejarme de lunes a viernes con el resto de compañeros.

Lo cierto es que desde la entrada, cada vez más normalizada, de la mujer en el mundo laboral, la no salida del hombre y la imposibilidad de cuadrar horarios familiares, ha creado la necesidad de realizar las comidas fuera de casa. A cada miembro de la familia donde le toque, a los padres en el trabajo o el restaurante de turno y a los niños en el colegio.

Todo ello implica un presupuesto, que como es lógico se reduce del carro de la compra doméstica. Pero sigue siendo un presupuesto. A este cóctel, se ha añadido un ingrediente o varios diría yo: la reducción de sueldos, pérdida del puesto de trabajo, el aumento de tarifas de luz, gas, gasolina, etc.

Así, en un intento de ayudar a la economía de las familias, en lo que respecta a las delegaciones de enseñanza de varias comunidades autónomas, han tomado la decisión de permitir que los alumnos traigan su propia comida, y sigan haciendo uso de las instalaciones de colegios e institutos en ese horario, con un descuento de un 50% aproximadamente en la cuota del comedor escolar.

Aquí comienzan las “preguntas frecuentes”. Si no hacen uso del servicio de comedor porqué es necesario pagar. La respuesta es sencilla, mientras los menores estén en el colegio, son responsabilidad del mismo, por ello necesitan de una vigilancia adulta durante la comida; por otro lado, se trata de alimentos los cuales deben ser conservados correctamente hasta su consumo, y previemente a este deben ser calentados, se necesitarán frigoríficos o neveras , y microondas.

Y podéis pensar que este precio no está justificado: para qué quieren neveras si con que estén bien cocinados los alimentos es suficiente, “nunca ha pasado nada” (algún día tendré pesadillas con esta frase). No debemos olvidar que son niños, se trata de un grupo clasificado como población de riesgo, es decir un nivel no necesariamente muy elevado de bacterias pueden derivar en una complicación de una infección o intoxicación alimentaria, y si no que se lo digan a la niña de cuatro años que se encuentra en estado crítico en EEUU, por E. coli O157:H7 por un caso de: vamos al campo a hacer un picnic, nos llevamos la comida hecha al punto de la mañana, la dejamos en el coche o debajo del árbol, y a eso de las 13:30 picamos algo. O más cercano, el año pasado en Huesca, decenas de personas celebrando las fiestas en el monte, con sus tortillas de patata matutinas, y tras varias horas a temperatura ambiente, los comensales acabaron visitando el hospital de la ciudad. Y seguir seguiría, demostrando que pasar sí que pasa.

Pero volviendo al caso de las fiambreras en el colegio. Se presentan otros inconvenientes que habrá que seguir de cerca. Como la nutrición de los niños, muchos padres cocinaban hasta ahora uno o dos día a la semana, era el colegio o la empresa de catering, el que pensaba e imaginaba el menú escolar, confío en que no recurran al bocadillo diario, ni a la pasta diaria, ni a la ausencia de legumbres. Y los niños con alergias o intolerancias, las probabilidades de una contaminanción cruzada en esa futura nevera común son altas, o al menos más probables que antes. Como digo, habrá que seguir de cerca estas situaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s