“Recall”

En el post de la semana pasada os comenté una práctica que para muchos se hace cada vez más habitual. La compra de alimentos on-line, es decir a través de la red.

La facilidad de transporte y cobro es tal que no es de extrañar que poco a poco lo que hoy parece algo atrevido para muchos, sea como el pan de cada día para todos.

También sabéis que de manera periódica colgamos en nuestra noticias de interés, siempre relacionadas con la seguridad alimentaria, la nutrición y en menor medida la formación; ya sea en España, Europa, o anivel mundial. Si no sabéis de qué os hablo, o hace tiempo que no os dais una vuelta, lo tenéis muy fácil, SEGAL.

Buscando, precisamente estas noticias y actualizaciones, entre varias de nuestras fuentes (fiables), nos encontramos con una alerta alimentaria. En este caso en Estados Unidos, aunque allí todos los meses salta una alerta, o como ellos dicen “recall”. Ésta afectaba a una industria en concreto, que produce, o producía, porque me temo que después de esto, poco margen de maniobra tendrán para salir adelante; productos derivados del cacahuete, tipo crema de cacahute, y el patógeno detectado que ha afectado a unas 41 personas, es Salmonella.

 

Pero lo que me llama la atención de manera especial en esta alerta alimentaria internacional, es que esos productos, los derivados del cacahuete, no fueron exportados de manera masiva a esos países, es decir, las personas afectadas no lo adquirieron en supermercados de Francia, Italia, o Hong Kong, sino que los adquirieron a través de la red.

Toda esta situación me hace pensar y meditar sobre un asunto, la gestión de las alertas alimentarias. Que si ya de por sí es difícil identificar dónde se encuentra un producto contaminado que ya ha sido puesto a la venta, pero al menos puedes saber los lugares físicos en los que se puede encontrar, este proceso de búsqueda se puede alargar, si se trabaja correctamente y no hay interferencias, dos días como mucho. En cambio, si a esa identificación le añadimos que debemos localizar a los productos adquiridos de manera on-line, me temo que la búsqueda se ha alargado mucho.

Sería una irresponsabilidad mirar hacia otro lado y hacer como que esta práctica de venta no existe, cuando en realidad aumenta cada día más. Si bien, creo que en los múltiples protocolos que pueden existir en las empresas alimentarias, habrá que tener muy en cuenta este canal de venta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s