El etiquetado en restaurantes.

Tic tac, tic tac.

El tiempo pasa y se va agotando. Cuando menos lo pensemos llega finales de año, y se acercan cambios para las empresas alimentarias, en concreto en el etiquetado.

Han sido varias ya las ocasiones en las que os he hablado de ello, del Reglamento 1169/2011 sobre la información facilitada al consumidor. Pero de él quedaron varios flecos sin atar, como la representación pictóricas de la información nutricional, la actualización de sustancias alergénicas, la indicación del origen en determinados productos, etc.

Pero uno de los puntos que queda por matizar es la aplicación del citado Reglamento, es decir, quién debe cumplirlo. Ya que se indica que deben ser todos los operadores económicos de empresas alimentarias, en todas las fases de la cadena, incluidas la que prestan servicio a colectividades.

Si pensamos de manera rápida ejemplos cuyo etiquetado no es tan evidente, nos surgen restaurantes, comercios de venta de platos preparados, pastelerías que envasan productos a petición del consumidor, y muchos ejemplos más similares. Son situaciones en las que no se presenta información del producto, más allá del nombre y precio, si es el caso.

Pues bien, se ha considerado que el consumidor, cuando acude por ejemplo a un restaurante debe ser informado de igual modo, como si cada plato contara con un etiquetado. Podéis imaginar que esta situación se ha valorado de manera real, ya que supone un trabajo adicional quizá muy elevado, cuando también quizá el consumidor no lo valora excesivamente en este tipo de situación.

No por ello se ha dejado de legislar. Por el momento sólo contamos con un borrador del proyecto de lo que será el Real Decreto para la información de:

  • Productos sin envasar para colectividades y personas individuales.
  • Los productos envasados en el mismo punto de venta bajo solicitud.
  • Los productos envasados en el comercio al por menor.

Para no produciros más confusión de la que la propia legislación aporta, y puesto que como os he comentado no es definitiva esta información, a modo de resumen:

En los dos primeros casos se deberá indicar:

  1. Denominación del alimento.
  2. Alérgenos y sustancias que causen intolerancias alimentarias.
  3. Cantidades de un ingrediente (si es el caso).
  4. Grado alcohólico si es superior a 1,2 % de graduación.

En el caso de servicio a colectividades (ej. restaurantes), sólo será necesario indicar los alérgenos, los cuales podrán facilitarse de manera oral al consumidor, siempre que sea antes de la compra, no suponga un coste adicional, y esté registrada toda la información, escrita en algún sitio accesible a cualquier empleado y a la propia autoridad de control.

En el tercer caso, productos que se envasan en el comercio al por menor, se deberá indicar toda la información obligatoria como si de un producto envasado “normal” se tratara, con la excepción de la información nutricional.

El punto más importante, en mi opinión, es la protección de las personas que padecen alergias o intolerancias alimentarias, en todos los ámbitos de su vida.

En esencia y resumiendo, en la práctica no existen demasiados cambios, pero yo comenzaría por registrar o realizar fichas de platos y productos, en los que podamos informar de alérgenos, cantidades de ingredientes y denominación. Para que en caso que el consumidor pregunte, podamos facilitar información real y veraz.

Confío en haber arrojado algo de luz a este tema, del que nos han llegado ya varias consultas. Cuando tengamos la legislación definitiva, os lo haré saber, como siempre.

Y como siempre también, comentarios y sugerencias son bienvenidos y si te ha parecido útil e interesante compártelo.

 

Anuncios

3 comentarios sobre “El etiquetado en restaurantes.

  1. Buenas noches, solo comentar que lo que respecta a la información de alérgenos en colectividades,debe realizarse de forma escrita, no es valido la forma oral ya que no es demostrable. Puede consultar las respuesta que ofreció la comisión europea en lo referente a la normativa 1169/2011.

    1. Gracias Fernando por tu comentario. Revisando el documento al que aludes, efectivamente la Comisión Europea indica que la información sobre la presencia de alérgenos o sustancias que causan intolerancias, en alimentos servidos no envasados ( la restauración, por ejemplo), deben ser indicados por escrito. Pero deja la puerta abierta a poder ser comunicados mediante métodos tecnológicos modernos, o por comunicación verbal. Igualmente indica que no es posible que sólo esté disponible esa información “previa petición” del consumidor, permite que no se indiquen por escrito estas sustancias siempre y cuando esté destacado en algún punto del establecimiento que puede consultar la presencia de alérgenos y sustancias que causan intolerancia. Todo esto es posible si los Estados Miembros publican normativa estatal el respecto, y precisamente esto es lo que os indicaba que va a ocurrir. De aquí a final de año se publicará el Real Decreto que detalla e interpreta algunas lagunas que deja el citado Reglamento.
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s