¿Te cuento un secreto?

No os ha pasado alguna vez, saber un secreto, pero precisamente por su naturaleza no poder divulgarlo. Y sentir que te pesa, y saber que si lo cuentas, es como soltar “la patata caliente”.

Pues yo sí he tenido esa sensación muchas veces. No es que hoy os vaya a contar un secreto, no soy de esas. Pero sí os voy a contar que a veces he sabido cosas, del mundo de la seguridad alimentaria, y por discreción, apuro o porque “hoy por ti, mañana por mí”, no lo he contado, y os aseguro que ganas no faltan.

Pero hoy he decidido, no contaros algún “secreto”, sino cómo podéis conocerlos vosotros mismos.

Os pongo en situación. Sabéis que en SEGAL trabajamos únicamente con empresas alimentarias (para eso somos consultores en higiene y seguridad alimentaria), pero de muy diferentes sectores. Ello hace que debamos atender a multitud de frentes según apliquen a cada uno de nuestros clientes. De igual modo, por nuestra posición y labor tenemos cierto acceso a información que ofrecen las distintas administraciones públicas, como pueden ser novedades legislativas, actividades, jornadas, borradores de normas o información de productos alimentarios que deben ser retirados.

Esto último es  a lo que me refiero. No quiero que lleguéis a la conclusión errónea. No me refiero a productos que están al alcance del consumidor, cuando eso ocurre, nos avisan convenientemente, se trata principalmente de productos que todavía están en distribución, o son intermedios. Si bien es cierto, que ciertas alertas se notifican con demasiado retraso y cabe la posibilidad que hayan llegado al consumidor por diferentes vías, por compra directa, o por consumo en restaurantes o catering.

Tipos de avisos del RASFF

Por ello, en varias ocasiones, nos hemos encontrado con que la administración competente notifica a la empresa alimentaria la necesidad de retirar un producto y/o lote concreto. Así se actúa si se dispone del producto afectado. Es en ese momento en el que te preguntas si como ciudadano avisarías al resto de la población del posible peligro, pero como veis como profesional, prima la discreción.

Así que buscando un modo para que vosotros mismos tengáis una herramienta de información, y confiando que sepáis utilizarla, os voy a dejar un enlace del RASFF, en sus siglas en inglés Rapid Alert System for Food and Feed (Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos).

RASFF. Sistema de Alerta Rápida.

Se trata de un Sistema de comunicación a nivel Comunitario, con el fin de informar sobre posibles alertas o retiradas de producto. Es bastante útil, en mi opinión, con facilidad para filtrar según producto, país, peligro, fecha o tipo de aviso. Está en inglés, pero os animo a que “perdáis” un poco de tiempo en la plataforma,  pero sobre todo no lleguéis a conclusiones erróneas, tened siempre presente que se trata de una herramienta de prevención y notificación, no como origen de alertas ciudadanas.

RASFF Portal.

Espero que os resulte útil, interesante o al menos curioso. Como siempre si así lo es, compártelo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s